Se trata de la indumentaria, ya desaparecida, que han utilizado los roncaleses hasta el siglo XX, regulada y protegida durante siglos por las ordenanzas del Valle.

Dentro de la indumentaria tradicional hay que diferenciar entre los indumentos de uso ordinario y cotidiano, y los indumentos empleados en los días festivos. Estos últimos son los que han quedado en la memoria colectiva y los que hoy se reproducen con fines folklóricos.

Además de los trajes de roncalés y de roncalesa que se conservan hoy en casas particulares, hay que destacar, entre otros, la colección de siete pares de trajes que posee la Junta del Valle de Roncal (restaurados en 1998 por las hermanas Celia y Esther Navarro); un traje de roncalés, y otro de roncalesa, expuestos y conservados en el Centro Roncalés “Erronkari”, en Pamplona; seis vestidos de roncalesa, pertenecientes al tesoro de la Virgen de Idoya (hechos en 1973 por un grupo de mujeres de Isaba, y guardados en el Museo parroquial); un vestido de roncalesa, conservado en Madrid, regalado por la Junta del Valle de Roncal a la reina de España, doña Sofía, durante la visita que hicieron los monarcas al valle en febrero de 1983 (hecho por Araceli Garde); un traje de roncalés, y otro de roncalesa, expuestos en el Centro de Interpretación de la Naturaleza de Roncal (hechos en 1994 por Julián Peñas y Rosa Mari Urra, respectivamente); un traje de roncalés, y otro de roncalesa, expuestos en los locales de la Casa de Navarra, en Valladolid (hechos en 1999 por Araceli Garde);  la colección de veintiún pares de trajes, también propiedad de la Junta del Valle de Roncal (confeccionados durante el primer semestre de 2000 por un equipo de mujeres coordinado por Rosa Mari Urra); y los trajes expuestos en la Casa de la Memoria de Isaba recogiendo los diversos tipos posibles de traje roncalés (confeccionados por un grupo de mujeres de Isaba).

Entre las numerosas piezas conservadas en casas particulares destacan dos trajes del siglo XVIII conservados en una casa de Uztarroz, siendo estos los más antiguos que se conocen. Mención especial merece también la colección de piezas y aderezos conservados por Fernando Hualde, pertenecientes todas ellas a la primera mitad del siglo XX; entre estas piezas destacan varios patrones de piezas elaborados a principios de siglo XX, empleados entonces para recuperar en el valle el uso de esta indumentaria.

Todavía hoy se conservan en algunas casas del valle piezas antiguas de tela y de paño Roncal. No hay que olvidar que eran las propias mujeres roncalesas quienes elaboraban y confeccionaban en sus casas estos trajes. Sirva como ejemplo un documento de 1644, de Isaba, que nos muestra cómo, dentro del inventario de bienes confiscados a mano Real a Francisco Gorría Varrena y a su madre por haberse fugado éste al conocer que se le enviaba soldado, figuraban, entre otras muchas cosas: una vara de Paño Roncal negro, vara y media de Paño Roncal azul cendado…