El oso, en la fauna salvaje pirenaica, es por excelencia el “señor del bosque”, un animal mítico y emblemático. Su presencia en los montes roncaleses es, sin duda, el mejor termómetro de salud ambiental.

Después de estar muchos siglos compartiendo el mismo hábitat con el hombre, podemos hoy decir que el oso pirenaico ha asistido en estos primeros años del siglo XXI al punto final de su existencia en la cordillera pirenaica. En la actualidad asistimos, desde 1996, a un proceso de reintroducción de ejemplares eslovenos, con una genética más o menos próxima al recién extinguido oso pardo autóctono del Pirineo. Neré, nacido en esta cordillera, pero de padres eslovenos, es el ejemplar que actualmente se deja ver por los montes roncaleses.

El oso es un animal omnívoro, come de todo, si bien su alimentación está condicionada por las diferentes épocas y estaciones del año. Sin embargo su presencia no siempre es deseada por los pastores y ganaderos; y es que el oso, sobre todo en primavera y en otoño, suele recurrir al ganado lanar para poder almacenar las grasas necesarias para superar la hibernación.

Los pastores defienden su ganado, como es lógico; y, por otro lado, el oso no entiende que unos animales que están sueltos en el monte tengan dueño.

Actualmente el Valle de Roncal goza de una política de indemnizaciones y compensaciones que es única en Europa, algo que permite a los ganaderos sobrellevar mejor la presencia de esta joya de la naturaleza que es el oso.

Estamos ante un animal totalmente inofensivo y huidizo. Es algo así como un fantasma: se llegan a ver sus huellas, se pueden ver las marcas de sus uñas en algunos troncos, ocasionalmente mata algo de ganado, se pueden ver sus encames en el bosque… pero al oso raramente se le ve. Él se preocupa de pasar desapercibido, de evitar cualquier encuentro con el hombre. Sus hábitos nocturnos ayudan a ello.

Sin embargo está allí, en el bosque. Y eso quiere decir que los montes roncaleses son un hábitat de gran calidad natural, un hábitat completo en todos los aspectos.